cabezadejuan

Flash está muerto

Recientemente me he metido en más de una discusión por culpa de esa frase, que por otro lado se puede leer por toda la red, no es que la acabase de inventar yo.

No, Flash no está muerto. Tal vez el título de esta entrada debiera haber sido  algo así como “la agonía de Flash”, incluso más suaves deberían haber sido mis palabras para evitar entrar en una discusión de bar (por cierto, ¿os habéis fijado en lo poco que duran desde que hay internet en el móvil? Le han quitado toda la gracia).

Es que es normal que los miles de desarrolladores Flash se sientan vilipendiados al escuchar que su principal herramienta de trabajo no tiene futuro… Pero desde aquí también se puede oir el rechinar de dientes de miles de diseñadores gráficos que durante años trabajaron sus gráficos vectoriales en Freehand y ahora tienen que pasarse a Illustrator porque Adobe lo compró sólo para matarlo; sí, los mismos que ahora se quejarán de que Steve Jobs les hundió su plataforma. De todas formas hay quien no sabe aceptar un no por respuesta y pretende revivir Freehand como un proyecto de software libre, demandando a Adobe de por medio.

A veces la vida no es justa y, en otras ocasiones, donde las dan las toman.

Tampoco pretendo decir que Flash como tecnología no sirva para nada, pero creo que sí puedo decir sin miedo a equivocarme que en la web Flash no hay nuevos nacimientos (miedo me da ver esta entrada dentro de unos años como me equivoque).

No es útil desde el punto de vista del diseño web por varias razones:

  • No lo leen los buscadores. La estructura vectorial de Flash no tiene nada que ver con la web semántica y todas estás cosas tan de moda, y aunque puedan venir a decirme que los últimos bots de google y yahoo algo de código Flash sí entienden, todos sabemos que eso es un “quiero y no puedo”. Estar arriba en google es demasiado importante en nuestros días como para andar experimentando con posicionar una web Flash.
  • Mala optimización. La mayoría de la gente lo usa mal. ¿Optimización? olvídate, a tirar de recursos y consumir batería.
  • No funciona bien con interfaces táctiles. Sí, se podría haber solucionado… pero sigue leyendo.
  • A steve Jobs no le gustaba. Al parecer se llevaba mal con sus iphones y ipads. No seré yo quien se fie de lo que dicen los de la manzana, también dicen que Siri sólo puede ejecutarse en el nuevo iphone4S porque necesita la potencia del doble núcleo y bla, bla, bla… (cualquier tontería pseudotecnológica sinónimo de “cómprate el nuevo”), pero si un peso pesado de la industria se pone en tu contra está claro que te va hacer más mal que bien, tenga o no parte de razón.
  • Es software propietario. No podemos olvidarnos que en la web, un entorno que pretende dar cabida a todo de la manera más democrática y estándar posible, es peligroso sustentar gran parte del ecosistema con un plugin propietario.

¿Es HTML5 mejor? Quizás no tanto, quizás se coma las baterías igual, quizás todavía no haga algunas cosas tan bien como Flash… De hecho, los reporductores de vídeo en Flash no tienen rival, pero tendría delito que no fuera así, teniendo en cuenta que la cabezas de cartel de este mundillo están sumidas en una guerra de patentes, codecs y tonterías diversas y para que un vídeo funcione con HTM5 en todos los exploradores tienes que mantener versiones duplicadas en distintos formatos (están locos estos romanos ¿verdad?).

Pero no hay que dejarse engañar. Si entras a través de tu móvil en youtube o vimeo comprobarás que el vídeo se carga con HTML5. Es decir, que para ellos es el futuro,  y hay miles de ejemplos de este estilo.

Futuro de Flash

adobe-edge

¿Qué está haciendo Flash? ¿Se ha quedado jugando al Mus con los directivos de Nokia mientras Android  pasaba por el barrio o se está poniendo las pilas?

Si tenemos que mencionar algo bueno de Flash, es precisamente su entorno de desarrollo con interfaz gráfica, algo marca de la casa Adobe, que nos ha sabido conquistar con todos sus productos (photoshop, illustrator, after effects…), y eso es precisamente lo que le falta a HTML5.

Adobe lo sabe, por lo que apuesta por crear, dicho malamente, un Flash que exporte en HTML5. No es tan descabellado, de hecho, desde marzo ya existe Wallaby , que nos permite transformar nuestros archivos FLA a HTML5, aunque con limitaciones. Pero sin duda no es más que un “mientras tanto”, y la verdadera jugada es desarrollar una suite sólida para desarrollar en HTML5, precisamente lo que quiere hacer con su nuevo estándar edge.

Y… ¿Un futuro sin Flash?

sproutcore

Personalmente creo que la web seguirá la senda del HTM5, en todo caso falta un framework para no vernos abrumados por toda su complejidad. Y es que para realizar aplicaciones web complejas ya existen frameworks que se sirven de paradigmas como la orientación a objetos, tipos estrictos y el modelo vista controlador para subir el nivel de la programación web (especialmente en lo referente al cliente; javascript se queda muy corto como lenguaje de programación), a lo que hay que sumarle iniciativas como la de google con su nuevo lenguaje Dart. No estamos hablando precisamente de un entorno gráfico, pero los verdaderos hombres no lo necesitan, ¿verdad?.

¿Pensabas que con Jquery podrías hacerlo todo? Pues no, hoy JQuery también se lleva su parte.

JQuery es excelente para lo que es: añadir pequeñas funcionalidades a la web, pero no pienses ni por un momento en hacer una aplicación web verdaderamente compleja con ese framework javascript como único recurso; para eso existen otras cosas, que son mi apuesta personal de futuro:

… Pero esto ya es casi otra entrada. Otro día hablaremos de todo lo que se está cocinando en la nueva generación de frameworks javascript, que no es poco.

¡No programeis mucho y Dios salve a HTML5!


Gabriel Gómez Pérez
Gabriel Gómez Pérez
Responsable de los desarrollos informáticos y diseño de interacciones. Programador especializado en desarrollos front-end.